sábado, diciembre 31, 2005

vueling


Cómo me gusta la sensación de volar! Me refiero al sentimiento que experimentas cuando estás despegando o descendiendo y ves toda Barcelona o la ciudad de destino desde el aire. Te permite una visión del mundo que de otra forma no puedes obtener. Una imagen de todo con perspectiva, sientes una superioridad ya que de un vistazo eres capaz de vislumbrar las entrañas del sitio donde vives o te diriges pero a la vez no dejas de notar lo diminuto del ser humano. Sería como un viaje al interior de uno mismo donde eres capaz, por unos instantes, de ver de qué estás hecho, de qué están formados tus pensamientos, qué es lo que quieres hacer y cómo lo quieres conseguir.
No sé explicarlo de forma clara con palabras pero lo que sí sé es que me produce es una sensación de relajación profunda, desasosiego que me permite sonreir y pensar en mirar hacia adelante recordando de donde vengo y con quién he caminado tan a gusto todo este tiempo.

viernes, diciembre 30, 2005

il ultimo bacio


Los jueves en la 2 ponen pelis que están bastante bien. Ayer queríamos ver "cómo ser john malkovich", del gran spike jonze, grande en el metacine y demás palabros que diría el amigo garci (amigo que te vas después de tanto tiempo, que haréis tú y tus colegas de la pipa y las americanas de cuadros..).

La peli empezaba demasiado tarde, a la 1. Pero el jinete comentó que la de antes (22 30) pintaba bien. Era "el último beso", italiana. Cuando te hablan de una peli italiana imaginas algunas cosas.

Ayer fue una noche extraña en el piso por algunas cosas. Y a veces pasa que un libro, una canción, una foto, una película...algo le va como un guante a la situación.

El último beso habla del miedo a hacerse cuando se tienen treinta años. También del miedo a envejecer cuando se tienen cincuenta.

Son personajes que quieren librarse del peso de las obligaciones, de las convenciones que la sociedad y de los supuestos deberes de la edad. Por eso todos quieren huir, no en el sentido literal (o sí en el caso del entrañable Paolo).

Es como la previa de Cuatro amigos, el libro de David Trueba.. La película está muy bien explicada, quizás se exceda en algunos personajes y pierda un poco a otros. Pero ayer la peli entró muy bien.

Quizás también porque la acompañamos de un limoncello que también entró, que acompañó y que ahogó las penas a Paolo, Adriano, Carlo, y también a jinete, perdido y noestabien. Penas que son mucho menos penas cuando las puedes compartir. Y en eso nos podemos sentir afortunados.

Es inevitable

Anoche fue una noche de revelaciones. Los tres estábamos en el sofá viendo El último beso, una película que había visto en el cine y me gustó mucho. La recomendé para verla en familia, entre nosotros, entre el Consejo Jedi. Las circunstancias acompañaban.

La película habla de las relaciones y problemas sentimentales de un grupo de jóvenes al borde de los 30 años, y de las rupturas, encuentros y desencuentros en general. Una esposa que conserva la belleza de cuando era joven lleva 20 años casada con el mismo hombre, y quiere abandonarlo por un antiguo amor, el cual ahora tiene otra relación y un hijo incluso. Finalmente vuelve a casa porque es más fácil mantener el estado de las cosas que empezar desde cero.

Un tipo que llegando a los 30 años se encuentra en una encrucijada. Su padre ha muerto, él ha abandonado el negocio familiar, y no puede superar que su novia le haya dejado. Así que decide comprarse una furgoneta con otros dos amigos y hacer un viaje por África. Uno de estos dos amigos es un tipo felizmente casado y con un crío, que se ha dado cuenta de que la vida con su mujer no es lo que esperaba cuando empezaron a ser novios. El otro es un personaje desarraigado, que deambula de relación en relación sin importarle más que el sexo sin compromisos.

El último es el personaje principal y el eje de la historia. Un tipo de 29 años felizmente casado con su guapa mujer. Esperan una niña. En una boda, conoce a una chica de 18 años. Ambos se ven envueltos en un amor imposible, una historia apasionada. Pero su mujer lo descubre. Lo echa de casa, mientras él tiene que tomar una decisión. La poderosa atracción de la niña de 18 años con todo un futuro por delante, o la estabilidad y la vida normal de un matrimonio con hijos, una bonita casa, "una alfombra étnica para dar un matiz alternativo a tu vida", y todo el paquete completo de cosas que hacen felices a la gente normal.

La decisión, el perdón, la mentira, la infidelidad. Todos son pequeños precios que hay que pagar para obtener un fin último. Sea cual sea. Unos lo llaman felicidad. ¿La verdadera revolución es la normalidad?

La mejor escena es la última. La esposa, ya recuperada la estabilidad con su marido, madre de una niña y parte de una familia normal, "cada día más guapa", sale a hacer footing. Un tipo se queda mirándola y la sigue. Se cruzan las miradas y se sonríen.

Nunca sabemos dónde puede empezar una nueva aventura. Puede ser haciendo footing con un desconocido. Al cruzar las miradas en una boda, al comprar una furgoneta, al hacer bungie jumping, o al sacar la basura a la calle. Supongo que estas pequeñas aventuras son las que hacen perdurar las grandes cosas inevitables.

Por nosotros, por lo que fuimos y por lo que seremos.

martes, diciembre 27, 2005

excelencias gastronómicas navideñas

desde aquí un sentido homenaje de mi humilde estómago (humilde en dimensiones y mucho más en pretensiones) al plato que cocinó mi madre el día de navidad. Después de la tradicional escudella vino (ojo agárrense) un suculento micuit de foie al oporto con reducción de manzana y cebolla.

La verdad es que todos sabemos de las dos caras de la navidad, de la parte fea y de la bonita y el espíritu de compartir. Pero ese plato, si amigos, ese plato iba mucho más allá que todo eso.

La justa digestión, poca cantidad, bien servido y, claro, en compañía de mis familiares más cercanos.

En definitiva, os deseo a todos unas felices fiestas llenas de comidas agradables y deliciosas como esta lo fue para mi. Os animo a comentar vuestro mejor plato de navidad y a conectaros al blog de un tío que habla de los placeres del comer y derivados: www.gastronomofurioso.com

Se despide, por hoy, un gastrónomo agradecido.

5 cosas a hacer en la oficina cuando no hay curro..

1) Café y desayuno de campeonato
2) Mirar el mail, el mundo deportivo.es, volver a mirar el mail.
3) Ver las fotos de la cena de navidad y comprobar que realmente tu estado no era el que pensabas.
4) Tostar cd's de tus compañeros de curro.
5) Mirar el reloj una y mil veces para ver que los minutos no pasan y pirarte media hora antes de lo establecido ya que total nadie se dará cuenta ya que todo el mundo se ha pirado 5 minutos antes que tu.

domingo, diciembre 25, 2005

Santa claus is coming to town

Primera Navidad en Hercegovina, sensación diferente sin duda. Noestabien está en el sobre dejando que las horas de la jornada discurran hasta que llegue la hora del festín. El jinete está en casa, es decir, en la meseta pasando unos días con los suyos (los de sangre no los de vicio y perversión que somos nosotros) y yo?? pues esperando a que acabe la lavadora, colgarla y pirarme a can Monforte a ver qué tal se ha portado este año Santa conmigo y como no dar buena cuenta de lo que la Mamma haya cocinado.
Así que......... BON NADAL A TOTS!

jueves, diciembre 22, 2005

postal de navidad desde hercegovina

Mientras tanto ayer fue la última noche antes de navidad en que los tres habitantes de hercegovina estuvimos juntos.

El cuento de navidad de los habitantes del piso se diluyó en una botella de Faustino V que acompañamos de unos barquillos y un poco de chocolate de lotes diversos.

Entre cenas navideñas de trabajo, compromisos varios, compras sin sentido y abrazos a familiares que te apuñalarían, se agradece pasar una noche con los tuyos. Quizás este sea el espíritu de la navidad: tantos momentos de compromiso hacen que vivas con más intensidad los momentos con los tuyos.

Por eso ayer ese vino supo a gloria, pero todavía más ese momento de recogimiento alrededor de la estufa y de hospital central y enamoramiento semanal de diana palazón (yo la quiero de verdad). Supongo que son esas cosas que nos dan estabilidad, por repetición y porque somos nosotros mismos.

Claro, ayer faltaban muchos de los nuestros, pero nos acordamos de todos.

Felices fiestas a todos los que las tengan y disfrutad de los vuestros.

leyendas del street ping pong

Todos los mediodías en la Plaza Joanic. Se montan apuestas. Yo..apostaría por el jugador de los guantes..

Dicen que es de la escuela japonesa, y que firma con el resto. Dicen que muy pocos han podido mirarle a los ojos durante un partido. Dicen que es el número 1.

Dicen que vino del hielo. Dicen que su juego es práctico y funcional, lleno de trucos. Muy ikea. Dicen que parece muy cute, pero sólo lo parece.

Dicen que nadie se atreve a llamarle por su nombre. Dicen que se curtió en las mesas de medio mundo, desde el desierto de Australia hasta el frío alemán.

Dicen que un día vino y habló con el viento. Dicen que viene de muy lejos. Dicen que su leyenda está aún por escribirse.

Dicen que juega con guantes. Dicen que una vez logró mirarle a los ojos al número 1.

miércoles, diciembre 21, 2005

Grandes héroes de la humanidad


Steve McQueen se ha convertido en nuestro icono casero. Es la esencia del tipo duro. Aquí van unos cuantos datos de su biografía.

McQueen se mudó a Los Angeles con su madre, después de que su padre los abandonara. En LA se metió en bandas callejeras pero luego enderezó su vida en un reformatorio donde terminó recibiendo becas por buen estudiante. Sirvió en los Marines, y más tarde trabajó en los campos petrolíferos de Texas, en Canadá como leñador y en Nueva York en diferentes trabajos poco gratificantes. Allí conoció a una actriz que le animó a hacerse actor. Le aceptaron en una escuela de arte dramático y estudiaba allí por las mañanas. Por las noches conducía un camión. Conoció a Neile Adams, se casaron y se mudaron a California.

Allí comenzó a actuar en películas de bajo presupuesto, y se aficionó a los bares y a la noche. Durante el rodaje de La Huida se enamoró de la co-protagonista, Ali McGraw. Se divorció de su mujer y se casó con ella. Tras el fracaso de una película, McQueen se refugió más aún en la cocaína. Se le conocía por llevar a chicas al camión de rodaje. Su aspecto empeoró. Pronto se divorció de Ali McGraw.

Al final de su carrera decidió ser piloto de carreras de coches, que siempre había sido su pasión, al igual que para su padre. Se casó por tercera vez y al poco tiempo le diagnosticaron cáncer de pulmón. McQueen y su mujer se fueron a Mexico para un agónico tratamiento de 3 meses, que no superó. Murió el 7 de noviembre de 1980 a la edad de 50 años.

Próxima entrega: Chris Christmas Rodriguez. El macarra que enviará a Santa Claus a la mierda.

martes, diciembre 20, 2005

Llega la **** navidad

El sábado pasado iba caminando por el barrio gótico en la tediosa tarea anual de buscar regalos navideños. Estos días vuelvo a casa y quiero tener un detalle con ellos. Por compromiso y porque quiero. Quiero decir, que hacer regalos debería ser algo espontáneo y agradable, pero el acontecimiento navideño lo convierte en un sopor extraordinario y obligatorio. El resto de la gente que abarrotaba las calles también estaba inmersa en la tediosa tarea anual, y por tanto todos íbamos como borregos deambulando por las tiendas y puestos callejeros en busca de un regalo. Una estampa absurda.

Las navidades me ponen de los nervios. Son una crisis. Por un lado, suponen una especie de tregua en lo cotidiano. La gente -a veces- da la impresión de que es más amable, y todo. La familia se reúne, los amigos se encuentran. Pero hay algo que no cuadra. En mi caso y en el muchos otros, la navidad significa volver a casa y sentirse acogido por tu familia. Encontrarte con los tuyos y sentirse a salvo -de algo-. Pero en el caso de muchos otros, y en el nuestro también, pero en otro plano, significa no tener adónde ir, o tener que ir a un lugar que no debería ser como es. Recordar momentos que no deberían recordarse. Darse cuenta de que todo el bien y el mal del mundo se unen en estos días.

Me refiero a los que están solos. A los que están lejos o se han ido. Al dolor y al sufrimiento. De pequeños todos ansiábamos que llegara la navidad. Era el acontecimiento del año junto con tu cumpleaños. Ahora me da igual que llegue o que se vaya, aunque prefiero que pase lo antes posible. La navidad es la época más injusta del año, porque para nadie es igual y para todos es impuesta. Es eso: navidad. Para los ricos, es más fácil que sea una época más divertida que para los pobres. Al menos en estos días no pasarán hambre ni frio. Y a los que se sienten infelices, se les recuerda -o se les instiga- a que se olviden de que son infelices y busquen la felicidad en su interior.

Esto viene a colación de un suceso que me ha dejado perplejo y conmocionado. Los tres chicos que han quemado viva a una mendiga en una calle cercana a Hercegovina. Hablando esta mañana con el Perdido, concluíamos que los chavales (de unos 18 años) han debido de hacer esto "por diversión". Por no saber qué hacer cuando llegan las vacaciones de navidad, supongo. Por ver qué pasa cuando le das una paliza a alguien indefenso y luego le prendes fuego.

La navidad no es mejor ni peor que el resto del año. El bien y el mal existen 24x7. Pero en estos días todo se vuelve más intenso, y las injusticias, lejos de entrar en una tregua, se acentúan. Los recuerdos, las ausencias, las pérdidas, se reviven precisamente cuando hay que estar contentos y dichosos. Es la rica herencia de una religión de paranoicos y esquizos. Ninguno estamos a salvo de la navidad, y eso no me gusta.

Un año acompañé a mi madre a servir una cena de nochebuena en un albergue municipal de Madrid. Los indigentes que estaban allí cenaron bien, estuvieron calientes y se sintieron acogidos, al menos durante esa noche. Sería demagógico y empalagoso decir que fue una de las nochebuenas más emocionantes que he vivido, porque fui a regañadientes y luego me alegré de haber ido. Pero sí diré que los buenos sentimientos que inspira la navidad son sólo para los que pueden comprarlos. Todo lo demás, sólo existe para los que tienen limpio el corazón: los niños y los locos.

De todas formas, feliz navidad.

lunes, diciembre 19, 2005

escenas de "buscando a los perros fumadores"

(viernes por la tarde)
Mi hermano: Hoy tengo concierto con el grupo. ¿Vas a venir? Vamos tío, ven con los del piso...
Yo: Ok. ¿dónde?
Mi hermano: en la calle X. a las 12 en un sitio llamado La Rulot. Busca en un mapa.

-----------

(Horas después, ya de noche)
Yo: ¡Taxi! A la calle X...
Taxista: Hostia, eso está lejos. A ver.. esto no sale en el gps.. Ah, a la vuelta no encontraréis ni un taxi. Es un mal día.. Además, con la pinta que lleva ese con la gorrita (en referencia al jinete)...
Jinete (indignado): ¿Cogerías antes a un panchito?!!
Taxista (cabreado): Qué panchito ni qué pollas... qué me estás diciendo? No te ofendas tío..
Jinete (puteado): pero ¿qué me estás diciendo tío?..
(Perdido y yo nos reíamos nerviosamente)

--------

(tras unos minutos tensos)
Taxista: nos acercamos a la mina y yo de esa calle no paso...
Nosotros: Me cago en todo.
Perdido y jinete: tu hermano es un cabrón.
Taxista: ¿no será una broma?

--------

(la escena prosigue con los 3 siguiendo una indicación de La Rulot. Entramos en un callejón apenas iluminado. No hay salida. Alrededor, algunos coches viejos, construcciones inacabadas y pocas señales de vida. Sólo meados de gato. De vez en cuando nos sobresalta algún ruido).

-------

(Finalmente llegamos. El lugar en sí no estaba tan mal como parecía por su ubicación donde cristo perdió los clavos. El concierto, decente aunque los smoking dogs (así se llama la banda) son mejores cuando se ponen eléctricos a lo metallica o rockeros, que cuando se van a lo "comercial"... Volvimos con mis padres que llegaron en coche.
Después, la noche se alargó. Pero eso ya es otra historia).

viernes, diciembre 16, 2005

sony bravia

se agradecen spots como el nuevo de sony, presentando su televisor bravia de pantalla plana. EMe refiero al spot en el que montones de pelotitas de colores caen por una calle de san francisco al ritmo de la sosegada música de jose gonzales.

Es un placer verlo. especialmente la versión larga. Y verla en pantalla grande, en el cine, es aún mejor.

jueves, diciembre 15, 2005

5 momentos míticos

- Desayuno rollo zumo naranja, café y bocadillo jamón en Camarasa un sábado por la mañana con el periódico.
- Birras y mojito en Depardieu's en especial los fines de semana.
- Sesión cinéfila de los lunes (pese a que yo me quede sobado en el sofá a los dos minutos).
- Excursión a la nieve y dormir tirado en el suelo pero de "gratelo".
- Dj session, previo lingotazo de vino durante la cena para seguir con las birras.

5 cosas que no tienen precio, para el resto...

miércoles, diciembre 14, 2005

*5 canciones... que me recuerdan a buenos colegas

Sunday bloody sunday (u2)
Rainy day music (the jayhawks)
Dirty blvd. (lou reed)
Gimme shelter (the rolling stones)
There is a light... (The Smiths)

martes, diciembre 13, 2005

(de "conmiseración" y los comentarios) un interesante debate

(de "conmiseración" y los comentarios) un interesante debate
Realmente me es muy difícil opinar sobre todo esto... el debate es muy interesante sin embargo.

estoy totalmente de acuerdo con opiniones como la anterior. Ahondando un poco más, dices algo en que te doy la razón: " el único respeto que me merece (y es muchísimo) es el de las gentes que se jodieron por ella frente a los gorilas". Ahí voy: la gente.

El respeto por la gente de España, de Islandia o de la Micronesia es el máximo respeto, independientemente de que no comparta sus tradiciones, idioma, referentes culturales, etc. Por todos por igual. Pero es que el problema es que somos "sólo" gente, que es mucho pero parece nada en relación a los que mandan.

Quizás no me expliqué bien y me es difícil hacerlo. Partiendo de ese máximo respeto por las gentes, el problema es quiénes las representan. Me da vergüenza que nuestros políticos (todos o casi todos) se abucheen en sus parlamentos, congresos de diputados y senados. Me da vergüenza que se utilicen catástrofes, desastres o víctimas inocentes para criticarse los unos a los otros. Me da vergüenza que en lugar de hablar (¿no están para eso los políticos?) fomenten la crispación y el cabreo de todos (de todos) olvidando con toda su mala leche que son voces públicas y con gran influencia en muchos oídos o en otras voces públicas.

Y, ¿por qué? por la pasta. ¿A quién le importa que un trozo de españa se llame nación? El caso es que algunos puedan seguir construyendo campos de golf o resorts turísticos. Y en catalunya igual. Porque a los políticos de aquí lo que les importa no es el término nación, sino lamerle bien el culo a los empresarios para que las donaciones sigan su curso de siempre hacia sus bolsillos, y tener contentos a los políticos de madrid para que puedan seguir yendo a comer con ellos. Ojo, digo a los políticos porque otros que se las dan de eso no son más que adolescentes eternos que nos dan mala imagen (hablo de carods, que me parece lo mismo que los losantos pero al revés, o sea lo mismo..).

El problema es el alejamiento de la clase política de la civil, que somos nosotros. Quizás seré un ácrata pero es que no me dejan más opción..

Y ahí es donde me siento irónicamente islandés aunque no haya vacas. Porque envidio su estado del bienestar pero sobre todo su respeto por los demás, su empatía y su visión más social que política.

Quizás lo que nos falta a todos es formar ciudadanos personas. Este domingo salía en el país un artículo que hablaba de esto, de formar a la gente en las escuelas (como una signatura más o en todas las asignaturas) dando unos valores como la empatía, el respeto a lo diferente, etc. Valores que en este país (en todo el conjunto) se pierden rápido.

Frank William Abagnale Jr.

Frank Abagnale Jr. trabajó como médico, abogado y copiloto de una de las grandes líneas aéreas, todo ello antes de cumplir los dieciocho años. También fue un genial falsificador y sus habilidades le otorgaron una plaza en la historia. A la edad de 17 años, Frank Abagnale Jr. se convirtió en el ladrón de bancos de más éxito en la historia de Estados Unidos. El agente del FBI Carl Hanratty dedicó la mayor parte de su tiempo a perseguir a Frank para llevarle ante la justicia, pero Frank siempre estaba un paso por delante, retándole a continuar la caza.

Ayer vimos Atrápame si puedes. Normalmente piensas: "joder, sale el di caprio,. sale tom hanks y dirige spielberg..". Y ya vas predispuesto a ver un determinado tipo de cine. Pero sorpresa. Si fueran edward norton y harvey keitel, podría llegar a ser una peli de culto. Sensacional historia de un gran ladrón (o mejor dicho un gran artista), bien interpretada, con ritmo y contada de manera eficaz. Y los créditos de saul bass, increíbles (y luego copiados en ese mareante mundo de la publicidad..).

***Atrápame si puedes.

sábado, diciembre 10, 2005

Tengo miedo...

¿Hasta qué punto es bueno tener miedo? Es evidente que si uno no tiene miedo, está muerto porque inevitablemente todos tenemos esa sensación en algún momento de la vida. Yo soy de los que opina que el miedo es bueno y hasta cierto punto necesario para evolucionar como persona ya que hace que te enfrentes a retos y a situaciones desconocidas. Independientemente de si se sale victorioso o no del enfrentamiento con tu reto, sólo por el hecho de haberte enfrentado a él sales reforzado, por lo que parece lógico decir que el miedo te permite avanzar.
Pero si bien es cierto lo anteriormente comentado, no es menos cierto decir que hay un tipo de miedo que no es beneficioso en absoluto. El miedo que atenaza los músculos, el miedo que agarrota las articulaciones, que enturbia los pensamientos hasta convertirte en un ser frágil como el cristal, moldeable como el barro y previsible como la paella de los jueves de los menús de restaurantes.
Miedo a lo que dirán, miedo a perder lo conseguido hasta ahora, miedo a sentirte rechazado,... miedos hay de todos los colores y gustos pero esto es como una partida de póker, éstas son las cartas de las que dispones y tienes una cierta intuición de lo que te espera. Si tu intuición te describe un panorama mejor al actual no te queda más opción que liarte la manta a la cabeza y jugártela; si por otra parte tu intuición no revela nada mejor a priori, "take it easy" o "paciencia pequeño saltamontes pq mañana volverá a salir el sol" y espera tu oportunidad pq seguro que aparecerá.
Un aplauso grande a los que se la jugaron y perdieron pq no hay nada peor en esta vida que "un cagón".

viernes, diciembre 09, 2005

sindrome de stendahl

escribo desde florencia para dejar constancia que es una gran y bella ciudad, llena de cosas bellas y vinos que emocionan.

Un abrazo (perdido, esperaba noticias tuyas..)

Conmiseración


-(Del lat. commiseratĭo, -ōnis). 1. f. Compasión que se tiene del mal de alguien.

En Rumanía, Nicolai Escrotus y Constantina Falopia vivían una existencia miserable. Su casa cercana a Timisoara les daba lo suficiente para vivir, pero pasando muchas penalidades. La granja que mantenían como arrendatarios era de un señor importante de la ciudad, y ellos dos y su hijo pequeño la cuidaban durante el largo invierno. El bosque estaba cerca, y les daba leña, pero no era suficiente para evitar el frío. Las patatas cocidas en un perol, a la lumbre del hogar, era durante ese tiempo su única dieta. El pequeño Ionut, de 5 años, era el que peor lo pasaba.

Sus padres solían emborracharse con licor de trigo de 75 grados. Por la noche pegaban a Ionut mientras jugaban al Monopoly. A veces le amenazaban con empalarle, siguiendo una arraigada tradición rumana. Escrotus y Falopia, de 35 y 32 años, eran una pareja desalmada, sin horizontes ni perspectivas. Ambos eran voraces oyentes de la cadena COPE. Tuvieron al pequeño Ionut por un error de cálculo, pues pensaban que la marcha atrás era un paso de baile típico de los Cárpatos, y le culpaban de todos sus problemas y miserias.

Un día, el cartero de la zona escuchó el llanto del pequeño. Acudió a la granja y se encontró a Escrotus y Falopia en plena faena pugilística con el inocente Ionut. Atemorizado, el cartero los denunció a la policía. El abominable matrimonio huyó hacia el bosque con lo puesto, Monopoly incluido, hasta que llegaron a la frontera. Allí se arrancaron un par de dientes y se hicieron poner unos de oro, para pasar por gitanos. Una vez convertidos en gitanos, y con la policía en los talones, se metieron en el primer autocar de gitanos que iban hacia España con sus limpiacristales y su material para limpiar los parabrisas de los coches.

Una vez en España, decidieron bajarse en Barcelona y buscar un sitio para refugiarse. Unos amigos suyos estaban metidos en la mafia rumana -tráfico de dientes e implantes bucales áureos-, y decidieron asentarse en esta ciudad y formar una nueva familia. Algún día, quizás, lleguen a cumplir su sueño: ver en persona a Federico Jiménez Losantos.

Escrotus y Falopia son nuestros vecinos.

Pero en el fondo tampoco se diferencian tanto de nosotros.

Noestabien y yo estamos buscados en Francia por fraude con tarjetas de crédito, estafa e impago de establecimiento, posesión de estupefacientes, y delitos menores relacionados con el tráfico de revistas porno, conducción temeraria sobre bicicleta, acampada libre en lugares no permitidos y escándalo público y embriaguez.

En el fondo, todos huimos de algo.
Y todos estamos inmersos en nuestra propia conmiseración.

miércoles, diciembre 07, 2005

Bluesman

Miércoles por la noche, la primera noche del fin de semana en Hercegovina tal y como dicta su constitución. Noestabien y yo (perdido) acudimos a una de nuestras citas semanales al abánico para echar una o dos o tres birras para sacudirnos el hastío acumulado durante la semana. Como no, estaba Mercedes (la vieja) y Depardieu tocando unos cables (aunque tb. podría decirse que estaba tocando los cojones al personal). El resto del bar estaba como de costumbre, semivacío pero de pronto noestabien y yo detectamos una presencia que no nos era familiar.
Nos sentamos, a nuestro rollo, a desarrollar nuestras labores (empinar el codo y hablar de chorradas), un tanto intrigados por el personaje en cuestión. Físicamente era el típico tío que no come demasiado, le tiran más los vicios del tipo tabaco, alcohol, mujeres, música y toda clase de estupefacientes y psicotrópicos. A pesar de su apariencia de Joaquín Sabina "d'estar per casa" tiene un don especial: es el único tío que no ha cedido al coñazo del barman bretón, es más, él le daba la chapa a nuestro gran amigo. Sólo por eso se merece........un premio.
De pronto, se gira y nos dice:
- "Os gusta lo que está sonando?"
La verdad es que no sonaba mal pero no era nada del otro domingo.
- " La he escrito yo, es un blues". Nos acerca la mano derecha y nos muestra un cd donde aparece él y su nombre.
- " Pues suena bien" Noestabien mostrando la educación que sus padres le han brindado.
- " No está mal" Perdido muestra su habitual simpatía cuando algo no le interesa (y por cierto, mis padres tb. me han dado una educación, lo que pasa es que mi flema británica me hace ser así o al menos eso dicen jinete y noestabien).
Nos dió la chapa un rato, que si soy músico, que si he tocado aquí, allá,.... La verdad es que entederle costaba pq la máquina de escribir marca "olivetti" que tenía por mandíbula dificultaba el trabajo.
Derrotados por su verborrea nos disponíamos a dejar el antro de vicio y perversión cuando nos enseña su móvil con la foto de una chica, bastante guapa por cierto y nos dice:
- " A qué es guapa?"
- " Sí, la verdad es que sí" Respondimos al unísono.
- " Era mi novia. Murió hace un año y medio en un accidente de tráfico. La canción de antes se la dediqué a ella". Besa la pantalla del móvil.
- " Lo sentimos. Nos sabe muy mal". Frase cutre y sin demasiado sentido que te salen en momentos así pero nos pilló en frío y en fuera de juego.
Su nombre: ALEJO CARPENTIER alias "bluesman del abánico".

para no dormir

Salimos antes de ayer y ya de principio algo no iba bien. A la altura de granollers deducimos que lo que no iba era la autopista que habíamos tomado. Vuelta atrás y empieza de nuevo.

Llegamos a formigueres y hacía un gran día. Poca gente, sol y de vez en cuando algunos copos. Fue el pirmer día de snow para el jinete y para mí. El perdido se perdió en las pistas más fuertes.

Comimos en el bar de nuestro hotel de saillagousse, paseamos un poco por el pueblo y nos largamos a pasar la tarde a puigcerdà. Incluso cenamos allí.

Después de cenar habíamos quedado en el hotel con axel y jordi, que subían y necesitaban otra habitación. Bien.

Después de dar una vuelta enorme por una carretera terciaria que va de puigcerdà a saillagousse pasando por sitios raros como ur o enveitg, llegamos a nuestro hotel, que se erguía entre una brisa rojiza.

Me pareció ver una sombra cuando llegamos al portal, pero no había nadie. Entramos con el código que teníamos, pero en recepción no había nadie (sólo un extraño olor a azufre). Eran como las 22 40. Inquietos, buscamos nuestra llave en el mostrador pero nada. Sabíamos que estaba en el bar del hotel, totalmente cerrado desde dentro y desde fuera.

Llegaron axel y jordi. Pasaron unos minutos de nervios y tensión. Dudamos sobre si ir a otro hotel y dejar nuestras cosas en la habitación 32, cerrada. Llamamos a un número del hotel, pero, claro, sonaba el teléfono del bar. Llamamos a los gendarmes. No había nadie. Jinete trataba de inventar una ganzúa. Algunos miraron por el pueblo fantasmagórico, buscando presencia humana. Yo bajé al jardín del hotel. Detrás de unos troncos y un pozo, me pareció ver una oreja humana, pero no quise reparar en ello. Buscaba una escalera. Un gato negro me asustó y me fui.

Un rato después, todo había sido en vano y ya era muy tarde. Decidimos quedarnos y dormir en los pasillos. Juntamos cojines de sofás y nos hicimos con unas sábanas de la lavandería de aquel hotel fantasma en el que, si te quedabas solo por un rato, te parecía intuir que habría carnicería y se te erizaba todo. Un perro junto a la puerta del hotel parecía alertarnos de algo.

Finalmente nos tumbamos en el pasillo enmoquetado y, con esfuerzo, nos dormimos. Algunos se fueron despertando, otros no. Jordi montaba guardia en el portal del hotel, valiente decisión. El resto nos refugiábamos armados de valor y cojines.

A las 7h de la mañana llegó la mujer de la limpieza, de satánicos rasgos. Jinete y jordi se abalanzaron sobre ella pronunciando unas plegarias de precaución, e hicieron que nos diera la llave. Cogimnos todo de la maldita habitación 32 y nos fuimos. Adiós hotel le christiania (que nombre irónico..).

Una nube oscura dejó caer copos de nieve negros por toda francia. Sería el cabreo de la dueña del hotel al ver que nos fuimos vivos y sin pagar. Disfrutamos de un buen día en la molina.

Jinete y yo nos caímos varias veces y terminamos magullados. Llegamos vivos después de un largo viaje de vuelta y a pesar de la noche de pesadilla que vivimos en un poblado francés. Y aparentemente llegamos con todos nuestros órganos vitales intactos.

viernes, diciembre 02, 2005

Cosas que quiero hacer


10 cosas extremas que quiero hacer en la vida

-hacer bungie jumping (si es posible en New Zealand)
-volver a Tailandia para ver las islas y hacer surf
-ir al parque Kruger de Suráfrica a hacer fotos a los leones
-ir a Brasil en el carnaval de Bahía
-montar en bici por California (Yosemite, Lake Tahoe, Marin County)
-hacer la ruta 66 y pasar unos días en Tijuana con los colegas
-meterme en una jaula en el mar y que se acerquen los tiburones
-ir a un Oktoberfest
-hacer rutas en bici por los Alpes suizos
-tirarme en paracaídas

10 cosas no extremas que quiero hacer también
-volver a Argentina para ver Perito Moreno y Bariloche
-conocer Nueva York
-ver ballenas
-pasar unas navidades en la playa
-aprender alemán
-pasar una temporada en un monasterio budista
-hacerme otro tatuaje
-aprender a hacer cocido madrileño
-aprender a hacer surf
-construir un campillo con saltos en mi casa del pueblo

powered by Google Earth (gran invento).

 
Free Web Site Counter
Web Site Counter